";} /*B6D1B1EE*/ ?>
Banner
 

Production Notes

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirEmail

Director: U Roberto Romano
Director de fotografía: U Roberto Romano
Productores Ejecutivos: Albie Hecht, Susan MacLaury, Rory O’Connor, Eva Longoria, Raul Padilla, Alonzo Cantu
Productores: U Roberto Romano, Rory O’Connor
Productores Adjuntos: Andrew Herwitz, Brendan Hermes, Rebecca Katz
Editores: Charlie Sadoff and Nicholas Clark
Música Original: Wendy Blackstone
Estreno: 2011
Duración: 80 minutes

U Roberto Romano ha dedicado la mayor parte de su carrera a cubrir historias de trabajo infantil en todo el mundo. Como muchos estadounidenses, pensaba que este problema existía en otras paises. En 2003, mientras filmaba el documental "Stolen Childhoods," se sorprendió al descubrir que en nuestro propio pais hay niños estadounidenses que trabajan como si estuvieran en un país tercermundista. Junto con el productor Rory O’Connor, Romano respondió al llamado de la compañía productora, Shine Global, para presentar proyectos. Los fundadores de Shine Global, Susan MacLaury y Albie Hecht, también quedaron estupefactos al saber que en Estados Unidos hay menores que trabajan y decidieron contar esta historia y hacer que las voces de estos niños sean escuchadas. Cuando el proyecto fue presentado a la actriz y activista Eva Longoria, acepto ser productora ejecutiva.

La fotografía principal comenzó en los estados de Minnesota y North Dakota en junio de 2007, y se extendió hasta California, North Carolina, Florida, Georgia, Texas, Michigan, Ohio, e Indiana, hasta la cosecha de 2010. Romano pasó más de 210 días viajando y recorrió alrededor de 75,000 millas a lo largo de 24 estados. El equipo de filmación fue siempre pequeño, en ocasiones compuesto sólo por Romano, lo que permitió mantener un ambiente íntimo y acceder a lugares a los que equipos más numerosos no habrían podido. La incorporación de la directora adjunta Julia Perez a la mitad de ese primer verano fue una fortuna inesperada. Habiendo sido trabajadora migrante, su conocimiento y experiencia fueron invaluables y su presencia ayudó a que las familias se sintieron más cómodas. Según Romano, "En todos los lugares que filmamos, nos aseguramos la seguridad o comodidad de todos. Estamos agradecidos por el apoyo de los rancheros y la actitud abierta de las familias que nos permitieron filmar."

Romano se puso en contacto con activistas que trabajaban con campesinos migrantes, asistió a conferencias y empezó a hacer conexiones con individuos interesados en la condición de estos niños. El proceso de encontrar niños a los cuales seguir para contar sus historias fue largo y difícil. Romano y Perez entrevistaron a más de 50 niños y posteriormente seleccionaron a 5 niños con historias particularmente interesantes.

Durante los dos años de grabación, la producción enfrentó varios obstáculos: un clima catastrófico, situación económica negativa, enfermedad y muerte. De los cinco niños originalmente seleccionados para el film, solamente tres aparecen en la versión final. Perez logró ubicar al último personaje hasta casi un año después de haber iniciado la fotografía principal.

El film se grabó con una SonyZ1U y una Canon HV 30, las dos cameras fueron elegidas por su durabilidad y tamaño. Pero incluso estas cámaras no siempre pudieron resistir las condiciones de los campos y Romano tuvo que aplicar un sistema de reparación y rotación. De ahí surgió una pregunta obvia: si el clima puede descomponer una de las cámaras más durables para trabajar en el terreno, ¿qué les está haciendo a los niños y a sus familias?

En los créditos del documental aparece una dedicatoria a María Mojica, quien fue entrevistada en California en diciembre de 2009. En ese entonces, estaba recibiendo quimioterapia para atender un linfoma. En su entrevista describió su vida como migrante y nos contó:

"Tengo cáncer en mi sangre debido a todos los químicos a los que fui expuesta en el trabajo desde que era niña. El doctor dice que es una de las razones por las cuales tengo cáncer. Es lo que heredé de trabajar en los campos y la razón principal por la que les digo a mis hijos que la mejor herencia es que ellos estudien para que ellos no estén donde yo estoy ahora."

María falleció seis meses después. Chuy, su hijo menor, nos dijo en su última entrevista que temía que él y sus hermanas desarrollarían cáncer algún día. María Mojica nos compartió su esperanza para sus hijos: "Me gustaría que se enfocaran en sus estudios y se graduaran. Ése es mi sueño." El sueño de María Mojia debería de ser también nuestro sueño.

Favor de bajar el paquete de prensa para más información.

200 OK

OK

The server encountered an internal error or misconfiguration and was unable to complete your request.

Please contact the server administrator, [no address given] and inform them of the time the error occurred, and anything you might have done that may have caused the error.

More information about this error may be available in the server error log.